CUARTERO HUERTA, Baltasar

N. Quintanar del Rey, 22-01-1885 / M. Madrid, 15-04-1975

Sacerdote, estudió la carrera en el seminario de Cuenca, cantando su primera misa en Aranjuez en 1908, en el convento de san Pascual, de donde pasó a la parroquia de San Jerónimo el Real, en Madrid. En ese ámbito inició su afición por la investigación documental, buscando datos sobre el cúmulo de capillas y capellanías vinculadas a dicho templo, trabajo que le llevó a descubrir la existencia de Colección Salazar y Castro, a la que acudió en búsqueda de referencias sobre los personajes históricos relacionados con la iglesia encontrándose tan enfrascado en la tarea que llevó a cabo, junto con el marqués de Valdeiglesias, el índice de ese denso repertorio documental. En esa tarea descubrió entre los innúmeros papeles de la colección la “Crónica” incompleta de los Reyes Católicos, obra de Alonso Flores, descubrimiento que fue reconocido por la Real Academia de la Historia que le designó correspondiente en 1915. Esta distinción le animó a proseguir en la ocupación investigadora, a la que ya desde ese momento se dedicó de una manera absoluta, incluso renunciando a una canonjía en Vitoria (1920) para anotar cuidadosa y completamente la “Crónica” que al fin vio la luz en 1934, con multitud de referencias y anotaciones. A partir de ese momento se especializó en el estudio de los más notables monasterios españoles, sobre todo en el influjo cultural que de ellos se desprendía, con especial predilección hacia las Cartujas de Santa María de las Cuevas de Sevilla y la del Paular. La guerra civil le obligó a refugiarse en la embajada de Noruega, en la que permaneció asilado esos tres años. En 1947 obtuvo el premio Cervantes, de la Real Academia de la Historia, por su Historia de la cartuja de Santa María de las Cuevas, de Sevilla y de su filial de Cazalla de la Sierra, obra en tres tomos de la que sólo se publicaron los dos primeros. Tres años después, la misma Academia le designó, junto a Gregorio Marañón y Manuel Gómez Moreno, para informar sobre la autenticidad de unos supuestos restos de Diego Colón, hermano del descubridor de América, que se decía habían aparecido en la Cartuja de Sevilla, siendo Cuartero el encargado de hacer la redacción definitiva del informe. Al ser nombrado capellán del oratorio de San Isidro y responsable del archivo de la sacramental, se dedicó a ordenar los fondos descubriendo así interesantes noticias que le permitieron publicar trabajos sobre la primera plaza de toros circular de Madrid, los orígenes de la Archicofrafía Sacramental de San Isidro, el puente del mismo nombre sobre el río Manzanares y otras obras referidas a la capital de España, además de estudios biográficos sobre un místico asentado en la Cartuja del Paular, Bruno de Solís y Valenzuela, autor de Desierto prodigioso y prodigio del desierto y otra sobre Mateo Vázquez, modelo de Burlador. Sus trabajos genealógicos, elaborados en colaboración con el marqués de Siete Iglesias, fueron premiados en 1953 durante el transcurso del Congreso de Genealogía y Heráldica celebrado en Nápoles; al año siguiente, el mismo Instituto organizador del congreso les otorgó el premio G.E. Franckenau. Ese mismo año 1954 fue elegido miembro numerario del Instituto de Estudios Madrileños. Conferenciante de diversos temas, entre sus trabajos más valiosos se encuentra un documentado estudio sobre los cuadros del pintor Vicente Carducho que se encuentran en el monasterio de Santa María del Paular. En el estudio sobre El pacto de los Toros de Guisando y la Venta del mismo nombre relaciona el análisis arquitectónico y artístico del monasterio con la historia del convenio celebrado en sus inmediaciones y que resulta de vital importancia para el conocimiento de la época de Isabel la Católica. No menos importante es la publicación del Índice de la Colección de don Luis Salazar y Castro, conservada en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia e integrada por 1619 volúmenes y hasta entonces imposible de utilizar por falta de ese índice. El 19 de junio de 1970 recibió la medalla del Mérito Académico, siendo así el primer correspondiente en recibir semejante distinción. Su fiel colaborador, el marqués de Valdeiglesias, en la nota necrológica que escribió para el Boletín de la Academia de la Historia [tomo XLXXII, cuaderno I, 1975, pp. 213-219] al comentar su personalidad decía que tenía un gran sentido del humor: ”Recuerdo que, con motivo de cierto famoso centenario, resucitó un viejo monasterio desaparecido en la exclaustración de 1834 y, fingiéndose Prior del mismo, teatro de una de las más importantes escenas del centenario que se conmemoraba, sostuvo copiosa correspondencia con la autoridad que presidía la Junta Organizadora de tal centenario, quien rehusó, cortesmente, cierta invitación a un acto en el monasterio por falta de tiempo. Dicha autoridad llegó a declinar una invitación a un vino español, que le hiciera don Lustolde de Quintanar y de la Puebla, que así se nombraba en saludo impreso el ventero de cierta famosa venta, de la que no quedaba más que los cimientos. Y es que el fetichismo de la letra impresa nos hace cometer los mayores dislates”. Era hermano mayor del escultor Enrique Cuartero Huerta.

* Obra publicada

Historia de San Jerónimo el Real de Madrid (1915)

Versión que Fr. Lope Félix de Vega Carpio hizo del himno de oro o rosario rítmico (Madrid, 1935)

Índice de la colección de don Luis de Salazar y Castro (1949-50, en colaboración con Antonio Vargas Zúñiga, 4 vols.)

Historia de la cartuja de Santa María de las Cuevas de Sevilla y de su filial de Cazalla de la Sierra (Madrid, 1950-1954), 2 vols.

Revisión histórica. Documentos inéditos y versos latinos definitivos, demostrativos de la autenticidad de los restos de Cristóbal Colón (Madrid, 1953)

Historia de la Real Cartuja de Santa María del Paular y de su filial de Granada

Relación descriptiva de los cincuenta y seis cuadros pintados por Vicencio Carduchi para el claustro grande de la cartuja del Paular [Madrid, 1951)

Relación histórica de la primera plaza circular de toros construida en Madrid, en 1737 (Madrid, 1957)

El pacto de los Toros de Guisando y la Venta del mismo nombre (Madrid, 1952)

Efemérides principales del puente de san Isidro (sobre el río Manzanares, en Madrid) (Madrid, 1959)

Apertura de la caja de plomos del mausoleo de Cristóbal Colón en la Catedral de Sevilla (Madrid, 1961)

La prueba plena: documentos inéditos, demostrativos de la autenticidad de los restos de Cristóbal Colón (Madrid, 1964).

El monasterio de San Jerónimo el Real: protección y dádivas de los reyes de España a dicho monasterio (Madrid, 1966).

Noticia de 213 documentos inéditos sobre el Buen Retiro de Madrid y otros sitios reales (Madrid, 1968)