CARRASCOSA CABREJAS, Martín

Valdemeca 11-11-1549 / Tébar 28-08-1603

Religioso lego en el convento de San Francisco de Cuenca, que en vida obtuvo una notable fama de santidad, en época muy propicia a tales consideraciones. Por eso, cuando murió recibió un homenaje pleno de pompa y solemnidad, como acostumbra a hacer la Iglesia Católica. El cuerpo fue traído a la capital desde Tébar y depositado en la ermita de San Antonio y luego en la de Santa Ana, ambas extramuros de la ciudad y “desde allí le condujeron a su convento en hombros de los regidores y caballeros” con asistencia del obispo Pacheco, el corregidor y una gran concurrencia popular. Igual ceremonia tuvo lugar 40 días más tarde, en los funerales, que ofició el maestrescuela Sebastián Covarrubias con predicación del canónigo magistral Juan del Castillo. Se nombraron comisarios para intervenir en un presunto proceso de beatificación que no prosperó y, para rematar la faena, Melchor de Huélamo escribió la vida de este lego franciscano, que había vestido el hábito en el convento de Cuenca, en 1573

Referencias: Mateo López, Memorias históricas de Cuenca y su obispado. Edición de Ángel González Palencia. II) Cuenca, 1954, p. 208 / Anselmo Sanz Serrano, “Conquenses ilustres. El venerable Fray Martín Carrascosa y Cabrejas”. Cuenca. Ofensiva, 26-07-1945.