AMO LLORENTE, Policarpo del

Salinas de Imán, Guadalajara, 26-01-1866 / Cuenca 13-08-1901

Nacido en el seno de una familia humilde, fue enviado a estudiar a Brihuega y posteriormente ingresó en el colegio de Infantes de Coro de Sigüenza. Hacia 1880 ingresó en el seminario menor de esta diócesis, siendo luego organista y maestro de música en su catedral. En 1887, la catedral de Cuenca convocó las oposiciones para cubrir las vacantes de maestro de capilla y maestro de coro, uniendo ambas plazas hasta ese momento separadas. El 8 de febrero de 1888 tomó posesión de la plaza, siendo el primer músico en asumir a la vez ambos cargos en el seno del cabildo catedralicio conquense. En ese momento, la catedral conocía ya las penurias de una etapa decadente, que afectó de manera muy concreta a la estructura musical del primer templo, que se había visto obligado en los últimos años a reducir su plantilla de músicos, por lo que el primer encargo que recibe el nuevo maestro es buscar músicos que de forma temporal puedan tocar en la catedral. A partir de este momento presidirá todos los tribunales de oposiciones a los diversos oficios -salmistas, cantores, infantes de coro-, mientras lleva a cabo las composiciones habituales para las ceremonias de la catedral. La muerte le sorprendió tras un ataque cerebral, cuando tenía sólo 35 años de edad, en el convento de las Benedictinas, de las que era capellán. Toda su producción musical permanece inédita. En el archivo catedralicio de Cuenca se conservan seis motetes, unas jaculatorias a la Virgen María, un responso, una Salve, un Requiescat y un Paso a cuatro, a las que hay que añadir una zarzuela, «Al que de ajeno se viste», hoy desconocida.

Referencias: Fernando J. Cabañas Alamán, El Día de Cuenca, 18-05-1994