AYLLÓN ALONSO, Mateo Miguel

Cuenca 21‑12‑1793 / Carabanchel 08‑08‑1844

Ministro de Hacienda en dos de los gobiernos formados por Joaquín María López, ambos de corte liberal en el año 1843. Huérfano de padre y madre a muy corta edad, fue educado por su tío Gregorio Ayllón; estudió Filosofía en el seminario de Cuenca, que abandonó al carecer de vocación religioso y luego Derecho en la Universidad de Sevilla, donde se licenció. Ingresó en el Ejército en 1811 con plaza en los Tiradores de Cuenca (participando en la fase final de la guerra de la Independencia), subteniente en Cataluña y teniente más tarde, retirándose de la milicia en 1821 para ejercer la abogacía, profesión en la que ya se había iniciado, al menos desde 1815, fecha en que había reclamado del Ayuntamiento de Cuenca (y conseguido por acuerdo del 17 de mayo) el derecho a que se le reconociera como titular de la escribanía pública que había ostentado su abuelo paterno, Pablo Alonso Carrillo, pero en seguida la vendió a Luis de Moliní Ginart, cuando Ayllón era subteniente del Regimiento de Infantería de Cataluña, con residencia en Sevilla, provincia a la que se vinculó durante varios años, a partir del momento en que fue nombrado secretario del gobierno político. En 1822 inició su carrera política al ser elegido diputado por la provincia andaluza, hasta que en septiembre de 1823 se vio obligado a emigrar, implicado en una causa de rebelión con otros 63 diputados, al quedar interrumpido abruptamente el trienio constitucional para dar paso a un nuevo periodo absolutista. En Francia fue secretario de las Cortes en el exilio, pasando luego a Gibraltar y el condado de Jersey (Inglaterra) donde se dedicó a tareas agrícolas hasta que pudo regresar a España (1834); trabajó en el periódico El Eco del Comercio y en 1835 fue designado juez de Primera Instancia en Albacete, luego el mismo puesto en Madrid y en seguida fiscal togado del Tribunal de Cuentas (1836). Volvió a las Cortes como diputado por Sevilla en las Constituyentes de 1836 y en las siguientes hasta 1839 en que fue elegido simultáneamente por Sevilla y Cuenca, optando por representar a su provincia natal, pero en las siguientes elecciones, de 1840, 1841 y 1842 volvió a ostentar la representación parlamentaria por Sevilla. En ese periodo, ocupó en dos etapas el ministerio de Hacienda, en el tramo final de la regencia de Espartero, en ambos casos en gabinetes presididos por el liberal Joaquín María López. El primero de ellos destacó por su extraordinaria brevedad: del 9 al 19 de mayo, fecha en que presentó la renuncia voluntaria, sustituyéndole Álvarez Mendizábal, pero al cesar también éste volvió a ser nombrado ministro, en un periodo que se prolongó un poco más: del 23 de julio al 20 de noviembre, momento de la proclamación de Isabel II. En ambos casos, coincidió en el gabinete con Fermín Caballero, al que se le encomendó la cartera de la Gobernación de la Península, siendo esta la única ocasión (repetida) en que dos conquenses se han sentado a la vez en el Consejo de la Corona. En la segunda legislatura de 1843 volvió a ser elegido diputado por Huelva y Cuenca, optando por ésta última. Al proclamarse la mayoría de edad de Isabel II abandonó la política, retirándose a sus fincas de Aranjuez para dedicarse a la agricultura, muriendo poco después. Fue director y propietario del diario “Crónica de ambos mundos”. Pascual Madoz señala en Ayllón su decidida intervención a favor de establecer los pilares que habrían de desarrollar en España la ciencia estadística: “En 1843, ocupando el ministerio de Hacienda el honrado y laborioso D. Mateo Miguel Ayllón, quiso dar a la estadística toda la importancia que reclama la época presente y hoy que ha fallecido este virtuoso ciudadano, debo consignar en este escrito que siempre le hallé dispuesto a dispensar todo género de protección a cuantas medidas en el círculo legal se propusieran, para organizar los trabajos y asegurar su adquisición en las épocas sucesivas”.Para ello nombró cinco personas, presididas por el propio Madoz, con el objeto de reunir todos los datos posibles hasta entonces existentes y preparar una normativa legal que diera origen a un cuerpo administrativo de técnicos estadísticos. Por cierto, que Madoz renunció a percibir los 50.000 reales que le correspondían y sugirió a Ayllón que esa cantidad se destinara a becar a dos jóvenes destacados para estudiar en el extranjero los avances producidos en ese terreno, como efectivamente hicieron. Fue padre de Miguel Ayllón Altolaguirre, nacido en Gibraltar en 1824, cuando Ayllón se encontraba en la provincia gaditana como diputado a las Cortes. En algunas notas biográficas elaboradas por cronistas conquenses se asegura que Mateo Ayllón fue alcalde de Madrid, sin que su nombre aparezca recogido de manera efectiva en los repertorios de regidores de la capital de España.

Bibliografía

AMC, leg. 738, exp. 9 / Trifón Muñoz y Soliva, Historia de la ciudad de Cuenca,Cuenca, 1867, II, pp. 965-967 / Alberto Rull Sabater: Diccionario sucinto de ministros de Hacienda, s. XIX-XX, Madrid, Instituto de Estudios Fiscales, Documento 16 / Pascual Madoz: Diccionario geográfico-estadístico-históricos de España y sus posesiones de Ultramar, vol. I, p. XVII / Jesús Vallejo: Los Ayllón Altolaguirre: maneras de ser jurista en la España decimonónica, Madrid, 2005, pp. 363-396.