Albornoz, Pedro Gómez de

Cuenca, c. 1322 / Aviñón, 1375

            Son innumerables los estudios y artículos que intentan desentrañar la biografía de este personaje, porque sus datos personales se cruzan y confunden con los de un coetáneo llamado Pedro Gómez Barroso (nacido en Toledo en 1321 y muerto en Sevilla en 1390) y, como él, también arzobispo de la capital hispalense. Intentemos establcer algunos datos biográficos que parecen ciertos:

            Hijo de García de Sotomayor y Gómez, de origen portugués, parece que fue estudiante en la Universidad de Bolonia (aconsejado, sin duda, por su tío el cardenal Albornoz) y luego permaneció en ella como profesor de Derecho Canónico. Vuelto a España fue canónigo en Palencia (1335) y en Toledo (1337), donde fue designado arcediano (1341) y deán (1343), escala que le llevó finalmente a ser nombrado obispo de Sigüenza (14-08-1348) para lo que fue precisa una dispensa del papa Clemente VI a causa de su juventud.  Contando con la simpatía del papa Inocencio VI, que realizó constantes gestiones en su favor, pudo ser nombrado obispo de Coimbra (25-08-1358) y de Lisboa por Urbano V (23-07-1364), periodo durante el que residió largas temporadas en Aviñón, en la entonces corte papal, realizando diversas funciones administrativas y diplomáticas. Al volver a Castilla, fue nombrado arzobispo de Sevilla (04-06-1369) y Gregorio XI le creó cardenal (30-05-1371), con el título de Santa Práxedes.

Se le conoce una sola obra escrita, Libro de la justicia de la vida espiritual. Libro notable y santísimo tratado, compuesto y ordenado por el muy devoto pastor en la Iglesia de Dios, Don Pedro, el segundo de este nombre, arzobispo de la muy noble ciudad de Sevilla (…) contiene toda la justicia de la vida espiritual de todos los omes y la perfection de la iglesia militante y la onestidad de la vida corporal, que se conserva en manuscrito en la Biblioteca Nacional, alambicado título que lleva a Mateo López a considerar que se trata de tres obras diferentes: De la justicia de la vida espiritual de todos los hombres; De la perfección de la iglesia militante y De la honestidad de la vida corporal.

El mismo Mateo López asegura que en la biblioteca del Escorial se conserva “La peregrinación de su vida” y se le tiene por autor de Un confesionario, según recoge Nicolás Antonio en su «Biblioteca Vetus, II», pero de ambos títulos no hay más referencia cierta.

* Bibliografía

LÓPEZ, Mateo: Memorias históricas de Cuenca y su obispado. Edición de Ángel González Palencia. II) Cuenca, 1954, p. 168.

TORRES JIMÉNEZ, Raquel: Diccionario Biográfico Español.