ALARCÓN, Juan de

JUAN DE ALARCÓN y VALVERDE

Alarcón, h. 1395 / 1451

Nacido en el seno de una familia noble, era hijo de Martín Ruiz de Alarcón, séptimo señor de Alarcón y de Valverde y Talayuelas y de su tercera mujer, Constanza  Díaz e ingresó en la orden de San Agustín cuando tenía veinte años, quizá en el conento de Valladolid, pero en 1419 ya había completado sus estudios en Italia, donde ese mismo año fue promovido para la lectura de la Biblia en el convento de su orden en Florencia, ciudad en la que había obtenido la licenciatura, pasando luego a otro cenobio en Valladolid. Aunque parece que inicialmente se mostró favorable a seguir el camino de la enseñanza, cambió esa inclinación por la dedicarse a la vida monástica, con la intención de introducir algunas reformas en el sistema vigente, con la aquiescencia del papa Eugenio IV. Por su iniciativa, el capítulo general reunido en Dueñas aprobó la creación de un convento en Villanubla, conocido como “de los Santos” (1431) y que sirvió para la aplicación directa de las normas reformadas y para las que él mismo escribió unas Actas y Estatutos (Valladolid, 1439) iniciándose así la reforma propuesta por fray Juan de Alarcón, asumida posteriormente por otras comunidades, dando lugar a la formación de una congregación que alcanzó el pleno reconocimiento de la orden cuando la reforma llegó al convento de Salamanca (1449). . Esta actividad promotora fue reconocida por los hagiógrafos de la orden agustina, que destacan su vida ejemplar y el ejercicio constante de la penitencia. Aunque no se conocen muchos detalles concretos de su vida, hay referencias de que fue hombre de gran virtud e incluso se alude a una posible privanza con Juan II, en cuya corte participó en las actividades de algunos círculos literarios. Se desconoce el lugar y el momento exacto de su muerte, que debió ocurrir hacia 1451, pues ese año se eligió a Juan de Monteluongo como nuevo vicario general de la congregación.

En el terreno de las dudas se mantuvo también durante mucho tiempo la posible autoría por Juan de Alarcón, bajo el seudónimo de Licenciado de San Agustín, de un texto titulado Libro del regimiento de señores, obra dedicada “al condestable”, sin especificar que tal cargo correspondía en esos momentos a  don Alvaro de Luna, que se conserva en el manuscrito 9.477 de la Biblioteca Nacional y que, según Priego y Silva “pertenece al género de los manuales para educación de príncipes y en él aparecen, junto a enseñanzas espirituales, consejos prácticos para el ejercicio de la autoridad y normas para el buen gobierno”. Las dudas sobre la autoría de este texto fueron aclaradas por Gregorio de Santiago Vela en un monumental trabajo, Ensayo de una biblioteca ibero-americana de la Orden de San Agustín, publicada en varios volúmenes entre 1913 y 1932 y quedaron despejadas de manera definitiva, a través de dos ediciones del manuscrito, una en 1961, en el Anuario Jurídico Escurialense, con estudio de Bonifacio Diferman y otra en el año 2000 a cargo de María del Carmen Pastor Cuevas, coincidentes ambos en atribuirla sin paliativos a Juan de Alarcón.

Referencias: Hilario Priego/José Antonio Silva, Diccionario de personajes conquenses. Cuenca, 2002, pp. 21-22 / José Luis Villacañas Berlanda, “Libro del Regimiento de los Señores, de fray Juan de Alarcón”, reseña en la Biblioteca Saavedra Fajardo / Teófilo Viñas, Agustinos en Cuenca. Cuenca, 1998; Diputación Provincial, pp. 76-77.