Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Editorial Olcades

Editorial Olcades: el portal de las letras en Cuenca

Poemario diálogo de la lengua


A lo largo de su publicación, Diálogo de la Lengua ofreció un amplísimo caudal de poemas inéditos, entregados por sus autores para esta primera publicación. La mayoría fue luego incluida en otros libros pero el conjunto viene a representar una singular antología de poetas y poemas españoles contemporáneos, que aquí se ofrecen relacionados alfabéticamente siguiendo por orden los nombres de sus autores..

Amador PALACIOS
Andrés NEUMAN
Ángel GARCÍA LÓPEZ
Ángela VALLVEY
Antonio CARVAJAL
Blas de OTERO
Carlos MORALES
Carlos SAHAGÚN
Diego Jesús JIMÉNEZ
Dionisio Cañas
Gonzalo ROJAS
Javier LORENZO CANDEL
Jesús Hilario TUNDIDOR
Jorge RIECHMANN
José Ángel GARCÍA
José CORREDOR MATHEOS
José HIERRO
José Luis GIMÉNEZ-FRONTÍN
Juan Carlos MESTRE
Juan Ramón MANSILLA
Julio MARTÍNEZ MESANZA
Leopoldo María PANERO
Luis Alberto de CUENCA
Manuel RICO
María Antonia RICA
Olvido GARCÍA VALDÉS
Santiago Gómez Valverde
Santiago GÓMEZ VALVERDE
Vicente MOLINA FOIX-Poemas:

ELEGÍA DE LOS NAVÍOS MUERTOS Desguacero de barcos

Jesús Hilario TUNDIDOR

Deis ist das Auge der Zeit
Paul Celan

1

A lentitud marina hacia poniente
un sol ya pensamiento se destruye.
Riela el atardecer en marejada
que en el espacio es obrador que ahonda
-¡tanto mudo decir, tanto reposo!-
la realidad por la que soy suceso,
idea, acontecer, emoción pura…
Y es belleza la muerte aquí creándose.

2

Muerte de ojos azules marinera
que lija, lame, acida en el ajado
laberinto de chapas y pretéritos
una inmóvil, cruel memoria extraña.
Muerte que exhala rota de susurros
entre viejos navíos que se pudren
esgrafiados de desolaciones,
los intersticios de la decadencia.

3

Llamados, ¿desde dónde?, ¿por quién?, todos:
barcos, cosas, pensar, nubes, seguimos
a una marea que nos desvanece
en los acantilados de la tarde.
Baja la lenta luz al ocre musgo
de la chatarra, la ocre levadura
que cuece caries y patina herrumbres,
el floreado equívoco del óxido.

4

Sobre la soledad de las cubiertas
la desnudez fantasma de otro orbe
convoca en el vacío ahora su ámbito
de llamas inmortales: pasajeros,
marinería, prófugos, esclavos
y hombres libres, oscuros pescadores…
Hedor a oscura brisa sube desde
bodegas y sentinas en clausura.

5

Quiebra en el deterioro de las proas,
sin hender mar, aquel sueño oceánico
de quillas y de adarves y barandas
la audaz melancolía del retorno,
la chistera que el viento aún grácil corva
en el saludo de las despedidas,
las hélices marchitas del suspiro…
Todo aquello que fue, pasó y ahí yace.

6


Más falaz crece el sentido herido
con furtivo entusiasmo ante la trágica
prisión de esta belleza. ¿Es el silencio
fragmentado paz fragmentada,
vaticinio de nunca singladura
bajo el desposeído cielo ignoto?
¿A quién verdosa canta la madera
corrompida el concierto en que fenece?

7

Así el acontecer, la idea, el tránsito,
sueño y fugacidad, substancia y forma,
bajo la erecta luz que permanece
lectura de la noche son y pasan
sobre la Apocalipsis de la herrumbre.
Espacio: obscenidad del movimiento
sin jamás la victoria, tiempo, límite,
caducidad final de la apariencia.