Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Editorial Olcades

Editorial Olcades: el portal de las letras en Cuenca

Poemario diálogo de la lengua


A lo largo de su publicación, Diálogo de la Lengua ofreció un amplísimo caudal de poemas inéditos, entregados por sus autores para esta primera publicación. La mayoría fue luego incluida en otros libros pero el conjunto viene a representar una singular antología de poetas y poemas españoles contemporáneos, que aquí se ofrecen relacionados alfabéticamente siguiendo por orden los nombres de sus autores..

Amador PALACIOS
Andrés NEUMAN
Ángel GARCÍA LÓPEZ
Ángela VALLVEY
Antonio CARVAJAL
Blas de OTERO
Carlos MORALES
Carlos SAHAGÚN
Diego Jesús JIMÉNEZ
Dionisio Cañas
Gonzalo ROJAS
Javier LORENZO CANDEL
Jesús Hilario TUNDIDOR
Jorge RIECHMANN
José Ángel GARCÍA
José CORREDOR MATHEOS
José HIERRO
José Luis GIMÉNEZ-FRONTÍN
Juan Carlos MESTRE
Juan Ramón MANSILLA
Julio MARTÍNEZ MESANZA
Leopoldo María PANERO
Luis Alberto de CUENCA
Manuel RICO
María Antonia RICA
Olvido GARCÍA VALDÉS
Santiago Gómez Valverde
Santiago GÓMEZ VALVERDE
Vicente MOLINA FOIX-Poemas:

GRAN INTERIOR EN ROJO

Juan Ramón MANSILLA

Imagínate comenzar el día en una habitación con ventanas
que dan al levante y un lienzo de Matisse
(gran interior en rojo) al que toca la primera luz.
Los búcaros de cristal, las flores húmedas, la sala
envuelta en un humo sanguíneo.
Mira, observa este interior donde ahora estamos,
la pátina del tiempo en los muebles, la alfombra
que vino del otro margen del mar. Las cortinas
emborronan el paisaje como la tinta una página.
Los aromas luchan por salir afuera,
temblar de frío, sudar, oler. Eso y no otra cosa
es la vida. Un olor que nos perdura.
Mira, mira y dime cómo cicatrizarse del aroma,
de la llama que arde y no quema, de la pulpa
que mordemos y no cruje en la boca.
El domingo por la mañana haremos café y dejaremos
al día fluir a su manera. Un disco, unas lecturas,
nombrar una ciudad, buscarla en el atlas.
Países que caben entre los dedos, ríos que desaguan
desde el marrón oscuro al verde claro,
el sonido del océano y un cuarteto de jazz.
Algo se despliega con una molicie que ignoro
pero hechiza, bajo ramas desnudas
donde pronto habrá yemas, hojas, frutos.
También tú, entre la vaina roja de la manta de viaje.
El día: empleados en deportivas y chándal,
ufanos del asueto y su bolsa con pan.
Salen grupos de una iglesia.
El día: pecios tras el naufragio.
Todavía no se nada. Nada ha pasado.
Por suerte con el café hay bollos
y en los altavoces suena una canción en francés.
No se nada, pero nada impide
juntar nuestros cuerpos, separarlos,
juntarlos, separarlos
como si estuviera rezando,
como si suplicase a cualquier dios.
Señor, que nada manche este otro interior en rojo.
Ningún viento, ningún ruido, ninguna luz.