Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Editorial Olcades

Editorial Olcades: el portal de las letras en Cuenca

Poemario diálogo de la lengua


A lo largo de su publicación, Diálogo de la Lengua ofreció un amplísimo caudal de poemas inéditos, entregados por sus autores para esta primera publicación. La mayoría fue luego incluida en otros libros pero el conjunto viene a representar una singular antología de poetas y poemas españoles contemporáneos, que aquí se ofrecen relacionados alfabéticamente siguiendo por orden los nombres de sus autores..

Amador PALACIOS
Andrés NEUMAN
Ángel GARCÍA LÓPEZ
Ángela VALLVEY
Antonio CARVAJAL
Blas de OTERO
Carlos MORALES
Carlos SAHAGÚN
Diego Jesús JIMÉNEZ
Dionisio Cañas
Gonzalo ROJAS
Javier LORENZO CANDEL
Jesús Hilario TUNDIDOR
Jorge RIECHMANN
José Ángel GARCÍA
José CORREDOR MATHEOS
José HIERRO
José Luis GIMÉNEZ-FRONTÍN
Juan Carlos MESTRE
Juan Ramón MANSILLA
Julio MARTÍNEZ MESANZA
Leopoldo María PANERO
Luis Alberto de CUENCA
Manuel RICO
María Antonia RICA
Olvido GARCÍA VALDÉS
Santiago Gómez Valverde
Santiago GÓMEZ VALVERDE
Vicente MOLINA FOIX-Poemas:

SI HUBIERAMOS SABIDO

Javier LORENZO CANDEL

No importa si la niebla escondía el paisaje,
si daba más helor al frío del otoño
o si bruma que no levantaría hasta la noche.
Estábamos inmóviles, sujetos a la tierra
por una condición de placidez y ley
ante lo blanco
y su trama de nube, únicos en el tiempo
y en el espacio, únicos en la contemplación
y en su limpidez únicos.

Pero la condición que imponía la niebla
no era dejar la luz aminorada
ni ignoradas las lindes del camino,
no era atisbar veneros de claridad
que, a un golpe de memoria, presintieran
el eco de las cosas y su remoto nombre.

La condición era trocar en blanco
el mundo, descender hasta llegar al hombre
y hacerle imaginar
que todo lo alcanzado, al levantar la bruma,
pudiera haber dejado de existir.

Si hubiéramos sabido,
debiéramos haber perpetuado
la sensación levísima del goce
desde la fértil pérdida, rendidos
antes de hacer del claro
la natural angustia, todo lo inexorable.