Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Editorial Olcades

Editorial Olcades: el portal de las letras en Cuenca

VALDEMECA: UN MUSEO POPULAR AL AIRE LIBRE

VALDEMECA -
 

No figura el nombre de Valdemeca -y sin embargo lo merece- entre los lugares más atractivos y conocidos por el turismo habitual que surca los caminos de la Serranía de Cuenca. Ciertamente que los turistas suelen dejarse llevar por los tópicos, los nombres bien conocidos, los que aparecen siempre de forma repetida y monótona en las guías al uso, donde hay pocos espacios para iniciativas personales en busca de la sorpresa. Por eso, seguramente, sitios como Valdemeca (y otros muchos) van quedando al margen de los caminos, reservados solo para quienes tienen curiosidad por descubrir nuevos y originales espacios.

            Estamos en el techo de la Serranía conquense, allá donde el sistema Ibérico ofrece sus mayores altitudes. Contra una de ellas, muy cercana, chocó un infausto día el avión en el que viajaba el equipo español de gimnasia, muriendo todos los pasajeros, con el mítico Joaquín Blume al frente. Fue una jornada triste, que los vecinos de Valdemeca y Huerta del Marquesado vivieron en carne propia, intentando ayudar a quienes habían quedado destrozados sobre las breñas montañosas de su paisaje.

            A Valdemeca se puede llegar desde la carretera de Cuenca a Tragacete, una vez pasado Huélamo, tomando el desvío que surge a la derecha o bien desde Cañete, subiendo por una espectacular y auténtica carretera de montaña que, entre otras alegrías, proporciona la visión de incontenible belleza situada en la laguna del Marquesado. Son dos opciones, a elegir entre ellas la que más guste al viajero, aunque tampoco está mal entrar por una dirección y salir por la otra.

            El pueblo se ofrece a la vista agrupado, bien ordenado y, desde luego, con un considerable aspecto de limpieza y cuidado, tras una intensa renovación del equipamiento urbanístico que en este caso, a diferencia de otros, no significa una abrupta ruptura con las construcciones tradicionales. La modernidad, aquí, no resulta insultante. La iglesia, de ese indefinido estilo popular que tanto abunda en los pueblos montañosos conquenses y un puente al que califican de “neoclásico”, sin serlo, son elementos vistosos de la arquitectura local, a los que se une ahora el muy atrevido centro de interpretación montado por el Parque Natural de la Serranía de Cuenca, en el que Valdemeca ocupa un lugar central por el impresionante desfile de espacios que ofrece al viajero, desde atrevidos cerros a los que subir hasta docenas de encantadoras fuentes que buscar siguiendo los senderos que a ellas conducen.

            Pero, sin duda, el elemento más curioso y notable de Valdemeca es la muy atractiva exposición al aire libre organizada en torno al casco urbano con esculturas trabajadas en hierro por Luis Zafrilla y que reproducen entrañables escenas de la cultura tradicional, desde juegos infantiles hasta faenas agrarias, desde elementos del hogar a un extraordinario escenario taurino, en el que se reproducen los rostros de muchos

habitantes del pueblo, ofreciendo en conjunto un amplísimo panorama de vivencias, actitudes y comportamientos que aúnan el mérito artístico con el valor documental. Con unas cosas y con otras, la visita a Valdemeca proporciona una muy valiosa jornada de relax y buenas sensaciones.

 

Cómo llegar:

            Desde Cuenca, por la N-420 hasta Cañete; aquí se toma la CM 2106 hasta Valdemeca.

            Por la CM 2105 en dirección a Tragacete. Pasado Huélamo, a la derecha se encuentra la CM 2106 que lleva a Valdemeca.

 

Alojamientos:

            Casa Rural Serranía, 660 038 267 / Casa Rural La Puentecilla 969 286 232; 685 044 126 /  Casa Rural Eras Altas 677 329 831; 637 001 251 /  Casa Rural Ca La Quintina 649 042 665; 935 682 038 / Apartamentos Turísticos La Veredilla 969 286 220

José Luis Muñoz / Ediciones Olcades. Autorizada la utilización de este texto, citando el autor y la procedencia.