Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Editorial Olcades

Editorial Olcades: el portal de las letras en Cuenca

TORREBUCEIT, LA FORTALEZA DORMIDA

VILLAR DEL ÁGUILA -
 

El Záncara es por aquí (como en la mayor parte de su recorrido inicial, hasta que encuentra la amplitud de las llanuras manchegas) apenas un hillillo de agua ante el que uno reacciona con escepticismo al recordar cómo ese ahora insignificante caudal tuvo fuerzas, en tiempos no tan lejanos, para mover numerosos molinos. Uno de ellos estaba cerca de aquí, a los pies del caserío de El Picazo y de su estructura no queda nada, transformada aquella fábrica molinera en un simple almacén agrícola. Cerca, escondido entre la maleza abrumadora resistente a cualquier mecanismo de desbroce, en el supuesto de que alguien quisiera aplicarlo en esta zona, sobrevive también un antiquísimo puente, una pequeña y encantadora obra de ingeniería doméstica (nada que ver con los mamotretos de hormigón, todos iguales, repartidos como churros por carreteras, autovías y ferrocarriles), cuya edad no me atrevo a calcular pero que se remonta, sin duda, a tiempos alejados de los nuestros.

            Todo ello, estas referencias hasta ahora inconcretas, ocurre a unos cuantos cientos de metros de un lugar sorprendente, que aparece de manera inopinada en un recodo de una carretera por la que es posible circular durante cuarenta kilómetros sin que ningún otro coche venga a estorbar la placidez del viaje, como en esas películas rodadas en el medio oeste americano, donde uno imagina la existencia de miles de vehículos yendo por todas partes pero invisibles en esas escenas, por otro lado magníficas. Algo parecido sucede por estos andurriales, dejando a la vera Villanueva de los Escuderos, Abia de la Obispalía y Huerta de la Obispalía, para desembocar finalmente ante la imagen, poderosa, rotunda, inconmovible, de Torrebuceit, situado en un cruce de caminos en una de las comarcas más desamparadas y desconocidas de la provincia de Cuenca.

            Torrebuceit es nombre que los entendidos en cuestiones históricas atribuyen a una deformación modernista de Zeit abu Zeit, conocido como último rey musulmán de Valencia, destronado por los cristianos, como fue cosa normal en aquellos tiempos, sólo que el monarca depuesto, en vez de ponerse a llorar lastimeramente como siglos después haría su homólogo Boabdil, aplicó una sabia norma de política práctica al situarse bajo la protección del rey cristiano (incluso dicen que llegó a bautizarse, pero en estas cosas hay que ser prudentes, pues nunca se sabe con certeza donde acaba la verdad y comienza la leyenda) y así encontró acomodo en este dorado retiro, con sus fincas agrícolas, su caserío, sus aguas y un pequeño, sobrio, pero audaz castillo, en el que vivió plácidamente, dedicado al estudio de las ciencias. Por cambalaches que aquí no es cosa de detallar, la rica finca pasó a ser propiedad del Hospital de Santiago de Cuenca y por ello mismo entró abiertamente en la liquidación promovida en el siglo XIX bajo el eufemismo de desamortización, con lo que quienes ya eran ricos pudieron serlo aún más, sin que haya noticias de ningún pobre que abandonara su delicada situación y así la propiedad pasó a manos de Lucas Aguirre, rico donde los haya, aunque también es justo reconocer su posterior y definitiva generosidad, en un raro ejemplo de filantropía.

            En el año 1887 vivían aquí 53 habitantes, reducidos ahora a nada, pues nadie reside de manera estable, pero sí esporádica y ello explica la excelente visión que ofrece este hermoso caserío, un aldabonazo de vida y elegancia en mitad de campos desérticos. A su lado, la antigua fortaleza sigue ofreciendo la orgullosa imagen que mantiene desde el siglo XII. Es una construcción muy sencilla, voluminosa y rotunda, dentro de sus escasas dimensiones, sin ningún lujo aparente hacia el exterior, con dos torreones, uno semicircular y otro cuadrado en las esquinas de la fachada principal. Varias cruces de Santiago recuerdan la antigua pertenencia. Abajo, en la huerta, aún se puede contemplar, en apreciables buenas condiciones, un antiguo acueducto, ejemplo vivo y visible de la notable habilidad musulmana para transportar el agua, ese bien tan precioso, antes y siempre.

Cómo llegar:

Desde Cuenca se toma la CUV 7037 en el Pinar de Jábaga, y sigue a partir de Abia de la Obispalía por la CUV 7032. A 48 kms. aparece Torrebuceit. También se puede llegar desde al A-3, tomando el desvío en Zafra de Záncara.

Dónde comer:

     Restaurante Asador Marchena. Carretera N-III, km. 124; 969 298 178.

Alojamientos:

            Casa de Pedro Chicote. Alojamiento rural. Cruces, 5; 969 292 000

            El Mirador del Vallejuelo. Casa rural. 655 816 824