Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Editorial Olcades

Editorial Olcades: el portal de las letras en Cuenca

TARANCÓN: UN BELLO RETABLO RENACENTISTA

TASRANCÓN -
 

 

            Tarancón es la primera ciudad de la provincia de Cuenca, después de la capital, y la única que, con esta, sobrepasa los diez mil habitantes. Como urbe condicionada por la red de carreteras y dedicada primordialmente a la actividad industrial, durante años fue sufriendo un progresivo deterioro en su patrimonio edificado, a través de continuadas iniciativas encaminadas a cambiar el carácter de lo que era una gran villa manchega para dar lugar a otra considerada urbanísticamente moderna. En la última década se viene experimentando un cambio de tendencia mediante el desarrollo de una amplia preocupación ciudadana para incentivar propuestas culturales y recuperar inmuebles que, como la Casa Parada, ha sido habilitada para centro cultural o el Palacio de los Duques de Riánsares, acondicionado para sede del Ayuntamiento.

El elemento más destacado del patrimonio taranconero es la iglesia, dedicada como tantas otras de la provincia a la Asunción de la Virgen. Es un edificio de traza clásica, situado en un lugar emblemático de la ciudad, en el corazón del antiguo barrio del Castillejo. La expansión urbanística del núcleo se ha ido orientando de forma tal que el templo ha quedado en posición excéntrica, cada vez más lejos del centro vital, lo que ha planteado la conveniencia de instaurar otra parroquia para atender a los barrios más alejados.

            El edificio, declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento es una espléndida fábrica arquitectónica, en la que aún se pueden apreciar leves indicios de su origen gótico, pero que fue muy modificada en tiempos de Felipe II, por lo que los elementos dominantes pertenecen al periodo de transición del Renacimiento al Barroco y en la que resulta apreciable la influencia que en toda la comarca ejerció el cercano monasterio de Uclés. La obra exterior es de sillarejo en los muros y sillares de piedra en la torre, que tiene cinco cuerpos de planta cuadrada más un pináculo hexagonal. La portada principal orientada al norte es de estilo renacimiento y tiene una magnífica apariencia, enmarcada por cuatro columnas de orden dórico con friso corrido sobre ellas. Otra portada, situada hacia el sur, es de trazo más sencillo. Aún hay una tercera portada, de moderna construcción y orientada a poniente; es la primera que encuentra el visitante cuando cruza el Arco de la Malena, el símbolo emblemático por excelencia de Tarancón.

            En el interior es una iglesia de planta de cruz latina, con tres naves enlazadas por arcos formeros mientras que otros arcos fajones resaltados separan los cuatro cuerpos en que se dividen las naves. La principal está cubierta por bóveda de cañón con lunetos y las laterales por bóvedas de arista.

            En el lugar de honor del presbiterio llama poderosamente la atención una de las obras cumbres de la iconografía religiosa de la provincia de Cuenca, el extraordinario retablo tallado por Pedro de Villadiego cuya sola contemplación bien merece la visita a la ciudad y a su iglesia. Su historia y estructura han sido minuciosamente expuestas por Dimas Pérez Ramírez en un excelente trabajo, obligado punto de cita y referencia para cualquier comentario sobre el tema. Nos encontramos ante una de las obras más emblemáticas del plateresco que caracteriza al Renacimiento español y, sin duda, de las más valiosas obras de arte conservadas en la provincia de Cuenca. Se trata de un retablo espectacular, de 17 metros de altura y 9 de ancho, ejecutado en madera de nogal, tallada, estofada, pintada y dorada; tiene cuatro cuerpos horizontales y un ático, cruzados por cinco calles verticales. La hornacina central la ocupa la imagen de la Asunción de la Virgen (la obra actual, que sustituye a la primitiva, no tiene ningún valor); en el resto de huecos se distribuyen doce escenas relativas a la vida de Jesús, ocupando el ático varias figuras que forman el grupo de la Crucifixión (Crucificado, Virgen y San Juan); en el resto del retablo predominan los relieves y, como corresponde al plateresco, hay profusión de balaustradas, frisos, columnas, medallones y multitud de pequeños detalles que enmarcan la iconografía religiosa. Los técnicos apuntan a la influencia de Juan de Balmaseda como inspirador de este colosal retablo.

            El primer cuerpo (o sea, el inferior) tiene diez hornacinas vacías, pues sus imágenes desaparecieron durante la guerra civil. En el segundo cuerpo se disponen, a uno y otro lado de la Virgen, los relieves que representan el Nacimiento de Juan Bautista, El Bautismo de Jesús, la Anunciación y la Aparición de Jesús a la Magdalena. El tercer cuerpo ofrece las imágenes de santa Quiteria y santa Marina y los relieves de la Cena del Señor, la Oración del Huerto, el Nacimiento de Cristo, el Prendimiento y el Camino del Calvario. En el cuarto y más alto cuerpo aparecen dos medallones de escaso mérito artístico, representando a Santa Bárbara y Santa Catalina; junto a ellos, las imágenes de San Fabián y San Sebastián y los relieves de Santa Ana, Cristo en los brazos del Padre Eterno (una representación que se vincula con la tradición gótica) y la Impresión de las llagas de San Francisco. En el ático que corona la composición figura un frontón triangular, con el Calvario en el sector central y, a sus lados, Santa Corona y San Víctor, los patronos de Tarancón.

            Todo ello forma un conjunto armónico, de gran belleza, resultado de un equilibrio dinámico en el que la regularidad geométrica del bloque central aparece vivificada con la tensión dramática, el encanto poético y la suave policromía de las imágenes. El autor principal del retablo fue Pedro de Villadiego, notable imaginero palentino afincado en Cuenca, donde realizó numerosos trabajos, en su mayor parte perdidos; en Tarancón debió trabajar entre 1548 y 1560; más tarde se incorporó a la obra el flamenco Giraldo de Flugo, que posiblemente intervino en la realización de varias imágenes, siendo también probable que alguna de ellas llevara el cincel de Diego de Tiedra, puesto que estos dos artistas aparecen citados en los libros de cuentas como perceptores de ciertas cantidades por realizar unos trabajos no bien especificados, por lo que es imposible establecer cuál pudo ser la aportación concreta de cada uno de ellos a la terminación del retablo. A finales del siglo XVI, el pintor Francisco de Villena culminó el trabajo.

            El retablo de Tarancón, restaurado modernamente, es una extraordinaria pieza del arte español. Sólo por verlo merece la pena visitar la ciudad taranconera y pulsar su incesante y vitalista actividad.